Vuelvo a Madrid y puñetazo en la cara... y aun así hay que seguir pensando...